EL DUENDE DE LAS CAMPANAS

Duendes y campanas

Los duendes de las campanas aún escriben en el viento emociones y llamadas a la comunidad. Las campanas siguen, a pesar de los tiempos, guardando su secreto ancestral. Ellas, suspendidas en el aire, siguen manteniendo fuera de la compresión de los humanos el misterio profundo de sus tañidos. Por nuestra cultura casi siempre las asociamos a la religión católica y los italianos reclaman su invención, pero parece que su origen es mucho mas antiguo, según he leído ya las usaban hace 4000 años chinos y egipcios. Si somos medianamente sensibles, el tañer de las campanas puede provocarnos alegría, prisa, tristeza, alarma… Dicen los místicos que, por su forma, (una copa invertida) se asemeja al útero cósmico universal y que por eso su sonido puede trasmitirnos de alguna manera algo de la fuerza y la energía del universo, al parecer dependiendo del material con el que se forjaron. Esto me parece un poco excesivo, pero lo cierto es que las campanas y sus sonidos forman parte de cientos de cuentos y leyendas, fueron usadas en las encrucijadas de caminos para ahuyentar a los espíritus burlones que, para divertirse, trataban de equivocarnos en nuestra ruta. En el siglo XIV la superstición sobre su sonido fue tal que se usó contra la peste negra porque se creía que “limpiaba el aire”..

Gracias a Joaquín Díaz Serrano los malagueños sabemos bien, que al menos una vez al año, tras sonar un clarín, “la voz de una campana, algo divino y mágico predice” y gracias a José Utrera también sabemos que tras ese golpe de campana “se rompe en Málaga un grave y pasional silencio mientras alguien que nos ama nos bendice con la ingrávida elocuencia de sus manos atormentadas”.  Sabemos por Eduardo Sainz que de las cuerdas de una vieja guitarra pueden arrancarse “Campanas del alba”, de forma mas misteriosa, gracias a las historias de Tiberio, muchos aprendimos que, a veces, “las campanas tocan solas”, y Ernest Hemingway se preguntaba durante la guerra incivil española “¿Por quien doblan las campanas?”

Si amigos, las campanas a veces tienen un “noseque” que provoca en los humanos sensitivos emociones que no siempre podemos explicar. No lo dudéis, cuando eso ocurre es que alguien está inventando versos en el aire y tocando con sus dedos de duende travieso lo mas profundo de nuestras almas.

Para los curiosos coloco a continuación, junto a su significado, distintos sonidos de campana que podéis abrir o descargar. Es solo una pequeñísima muestra de 7 toques, existen muchas variedades para decenas de asuntos, os animo a buscarlos en la red..

  • Toque de arrebato:: Es un toque rápido y desordenado. Se usaba cuando para avisar cuando había alguna catástrofe, especialmente fuego, este sonido es de la Calzada de Valdunciel (Salamanca). Descarga AQUI
  • Los toques de difuntos pueden ser muy variados, según sea hombre mujer o niño, también su status social determinaba el tipo de toque. AQUÍ podéis oír doblar las campanas de la Catedral de Valencia por la muerte del cardenal Carles, la grabación está hecha desde el mismo campanario y a inicio se oye marcar los tiempos al campanero, el ritmo va aumentado y al final se convierte casi en un repique. Es una curiosa grabación (Entrada y Clamors)
  • En algunas iglesias, en ocasiones muy especiales (Navidad, año nuevos, resurrección) se usa un carillón, aquí tenéis el sonido del carillón de la Catedral de Málaga después de dar la hora a las 8:00. (Año 2007, grabado por SAT900) Descarga para Iphone  AQUI, resto de dispositivos AQUI
  • Cuando hay sede vacante en el Vaticano puede anunciarse mediante toques de campana, AQUÍ un ejemplo en una ciudad de México.
  • El repique de campanas aún lo seguimos usando para procesiones de gloria y otros eventos festivos. Este es un bonito repique grabado en la Basílica de Santa Maria (ELCHE). Descarga AQUI
  • En ocasiones el alcalde de una población usaba las campanas para llamar al consejo, y lo hacia en tandas de tres tañidos mas graves alternado con tres tañidos un poco mas agudos. Podes descargar una grabación de una llamada del alcalde realizada por Antonio Castañeda AQUI. Las campanas son de la iglesia de Calzada de Valdunciel (Salamanca)
  • Cuando hay riesgo de tormenta el toque se llama tentenublo , es muy gracioso, tiene hasta su “letrilla” inserta en el video. Es como oyes pinchado AQUÍ.

Os animo a descargar estos sonidos y ampliar vuestra lista.

 

 

Anuncios

MARIBEL Y LAS COSQUILLAS DE MI OREJA

Agosto 2015 (3b)

Si te apetece acompañar de música esta entrada pincha AQUI y escoge la opcion “abrir”.

Esta mañana, acompañado de mi hermano Juan la he visto de nuevo, en su casa, Maribel me reconoció con alegría al llegar, pero cinco minutos después se le había olvidado quien soy, solo para volver a encontrarme en alguna neurona escondida de su cabeza otros cinco minutos mas tarde, durante un momento se preocupa mucho por su memoria, se enfada por haber olvidado, aunque solo sea por un momento, que soy hijo de su hermano Carlos, -¡como es posible!- exclama, aunque al instante siguiente se le olvida que se le había olvidado, se le olvida que estaba preocupada y sonríe de nuevo, y así estamos, me acuerdo… no me acuerdo y me vuelvo a acordar.

Noventa años van oscureciendo el otoño en el jardín desolado de sus manos siempre abiertas. A solo cincuenta metros del Mediterráneo, rabioso de luz y de azul, naufraga poco a poco en la desmemoria como una fragata desarbolada, mientras yo, mirándola, me enfrento de nuevo al eterno llanto del alma y el espejo, al óxido chirriando en las bisagras de la caja de acordes devastada por la sal de los años.

Justo en el borde soñoliento de la edad abrimos juntos el antiguo cofre sepia de los recuerdos, y pude comprobar su excelente memoria para caras y eventos de hace 40, 50 o mas años, buscamos llaves perdidas, abrimos la polvorienta biblioteca del pasillo, recuperamos alguna vieja carta de la abuela. Disfrutó como una niña con unas pocas viejas imágenes… y al volver a casa me vino a la cabeza una vieja sensación, la que me dejó con 4 o 5 años de edad oírla hablar con mi oreja sobre su pecho (creo que por alguna razón me cogió en brazos). Sentí sorprendido las palabras vibrando en su cuerpo al tiempo que un suave cosquilleo parecía reírse en mi oreja, y esa sensación –rememorada de nuevo- ha sido como algo que te abraza, te envuelve, te sostiene con firmeza, y no te deja caer. ¿no os ha pasado nunca?

Ella tiene muy poca memoria, pero sigue siendo sensible, muy sensible… ¡al afecto!.

3090

 

LA PRINCESA Y EL SAPO

sapo y princesa

Si quieres acompañar de música esta entrada pincha AQUI y elige la opción “abrir”

Los mitos, las leyendas y los cuentos, constituyen en muchísimas ocasiones la base narrativa de una buena parte de experiencias reales.

Por ejemplo, es fácil darse cuenta de que “El Patito Feo” no es un simple cuento infantil, el que sepa leer con un par de neuronas inteligentes podrá encontrar similitudes en la vida real, sin ir mas lejos, ¿no se parece su historia a la de la Reina de España?. Otras veces los lectores encuentran una doble posibilidad, por ejemplo en el brutal cuento de Caperucita Roja (el original de Charles Perrault, no los edulcorados posteriores), el autor obviamente quiere advertir a las jovencitas que si se salen del sendero correcto pueden acabar “devoradas”, incluso al final del cuento hace una comparación sin tapujos del lobo con un depredador sexual, pero muchas de sus lectoras tomaron el cuento al revés, el camino era seguro, si, pero aburrido, demasiado aburrido, fuera del sendero está el peligro… ¡pero también la aventura!, ¡El placer prohibido!

Sapos y princesas son igualmente personajes recurrentes en muchísimos cuentos, si le pedís a San Google que os muestre imágenes sobre fotos de sapos y princesas os ofrecerá un montón de dibujos infantiles y unas pocas fotos con unos textos llenos de humor irónico, de desengaños, y de un cierto grado de resentimiento vital; dicen por ejemplo: “Soy otra víctima de Disney que busca a su príncipe azul y su final feliz en un maravilloso cuento, todas esas mierdas irreales con las que nos comían la cabeza de pequeñas” o esta “En los cuentos infantiles las princesas besan a los sapos que se convierten en príncipes, en la vida real, las princesas besan a los príncipes que se convierten en sapos” o esta otra “Ni príncipes, ni sapos, ni princesas, es hora de dejar de creer que nuestra vida es un cuento de hadas, la realidad puede ser maravillosa”, hay cientos de frases así. Y estos textos en parte llevan razón, pero solo en parte; intuyo firmemente que para tener un buen grado de felicidad, entre otras cosas, hay que levantar la cabeza y mirar sin miedo al cielo de la fantasía, eso si, apretando firmemente los pies contra la tierra, pero ya os digo, no me hagáis mucho caso pues al fin y al cabo solo soy un aprendiz de duende con mucho miedo a meter la pata.

Hace pocos días oí a Andrés Aberasturi contar una genial historia con la que me sentí tan identificado que me encantaría compartirla con los que frecuentáis esta Caja de Acordes, no la he encontrado escrita en ningún sitio, Andrés la contó con su voz láguida envuelta en música un domingo muy temprano en RNE así que me fiaré de mi memoria y lo que recuerdo decía poco mas o menos así…

 

La princesa, vestida con un traje de tafetán bordado y un lazo en el pelo estaba triste, llevaba mucho tiempo melancólica y abatida. En los jardines de palacio, cerca de su aposento, había una charca donde cada noche un grotesco sapo cantaba a la luna, un horrible sapo que se sabía feo y contrahecho, con el sol su fealdad ocultaba, y de noche cantaba una triste letanía, un sapo que andaba a trompicones y que llevaba varios meses sin atreverse a dar el salto, aquella noche de luna llena se lanzó, de un gran brinco subió a la ventana encaramándose luego sobre una preciosa caja de música que había en el tocador y que la princesa miraba con sus ojos tristes, al son de las notas bailó repetidamente un absurdo ballet sobre una sola anca, cuando percibió que la princesa se había percatado de su presencia, la saludó ceremoniosamente con una inclinación, pero la princesa… ¡ay¡… la princesa seguía muy triste. Como el baile no surtía efecto el sapo se jugó su última baza, puso caras simpáticas, se deshizo en risas, voló besos… contempló sus gestos la princesa durante un buen rato, observó sus muecas y sintió como los besos volanderos rozaban sus cabellos alborotados, sonrió entonces por primera vez en mucho tiempo y acercó sus labios al sapo… Su padre, el Rey, que había contemplado toda la escena, al ver que la joven iba a besar al sapo advirtió alzando la voz:

 

-¡Cuidado hija!… ¡Mucho cuidado!, según la última encuesta del CIS tan solo el 2% de los sapos besados por princesas se convierten en hermosos príncipes, mientras que el 97%… ¡salen ranas! -.

 

La princesa quedó pensativa, se puso a sumar con los dedos durante un buen rato. Cuando concluyó las operaciones matemáticas, con gesto extrañado preguntó a su augusto padre:

 

– No me salen las cuentas padre, ¿y el 1% que falta? -.

– Ahhhh- respondió el Rey- ese 1% hija “nosabe,nocontesta”.

 

La princesa, dudó un momento, cogió al sapo con dulzura besándolo larga y cariñosamente… ¿y que crees que apareció?. De pronto, de una gran nube de ceniza dorada que envolvió al sapo y a una gran parte de la regia estancia surgió un “nosabe,nocontesta”, nada apuesto, nada rico, incapaz de montar a caballo, que miró a la princesa entre divertido y descarado, extendió sus brazos muy lentamente hasta que sus manos rozaron con suavidad las mejillas reales, y aquella caricia del ni apuesto, ni rico “nosabe,nocontesta” no fue el principio de nada porque el amor que debía unirles entonces carece de pasado y de futuro, era grande y estaba fuera del tiempo, pero la princesa esperaba un príncipe cercano, la princesa era humana, y como los humanos que todo lo censuran, lo miden y lo juzgan fue incapaz de reconocerlo alejándose de él.

 

A estas alturas del cuento ya habrás imaginado, querido lector, que yo soy uno de esos últimos “nosabe,nocontesta”, que habita este planeta vuestro descreído, tan falto de magia como sobrado de soberbia.

3151

https://www.youtube.com/watch?v=pkfB5SzoKnw

 

 

 

 

LOS PIRATAS

Pirata

Si deseas acompañar de música esta entrada pincha AQUI y escoge la opción “abrir”

Anaïs Nin, escritora francesa hija de cubanos dijo hacia la mitad del pasado siglo “No vemos jamás las cosas tal cual son, las vemos tal cual somos”, seguramente por eso hay quien ve el mismo vaso medio lleno o medio vacío. Percibimos las cosas con nuestros sentidos y después nuestro cerebro les da la “nuestra interpretación razonable”, todo ello catalizado por nuestra propia emotividad, ya sabéis que soy de los que piensan que no hay razón sin emoción.

Y estos renglones pretéritos vienen al caso de una curiosa anécdota que me contaron en la antesala de un juzgado en la que actuaba como perito. Las largas esperas en los pasillos judiciales a las que estamos sometidos peritos y abogados facilitan charlas con el desconocido que a veces se sienta a tu lado con ganas de hablar. Lo que sigue me lo contó una mujer de unos 50 años con fuerte acento británico en una de estas esperas en un juzgado de Marbella, ignoro si el relato es cierto, pero como tal me fue relatado y como tal lo cuelgo en esta caja de acordes.

Corría el año 1995 en la antesala de un médico forense en algún lugar de la costa oeste de los EE.UU. La mujer de unos 30 años, atractiva, aguardaba su turno para que el médico realizara su valoración de secuelas tras un grave accidente de moto. Llevaba un rato aguardando cuando entró en la sala de espera un señor con su hijo de unos 7 años que llevaba un llamativo parche negro en un ojo, se sorprendió de la naturalidad con que el pequeño llevaba la pérdida de su ojo y como jugaba con unos pequeños barcos de plástico que paseaba por los brazos del sillón, luego siguió jugando en el suelo. Como la sala de espera estaba bastante concurrida tuvo bastante tiempo para entrar en amable conversación con el padre, sin dejar de observar los juegos del niño y de sentir cierta pena por él.

Al cabo de un buen rato tuvo oportunidad de preguntar al chico que le había pasado en el ojo, el muchacho la miró, y siguió jugando unos instantes, como cavilando la respuesta para detenerse de pie y delante de ella levantándose el parche contestó: -No me pasa nada en el ojo, ¡Soy un pirata!.- . Y siguió jugando entusiasmado con su barquitos.

Esta joven estaba allí porque había perdido una pierna de rodilla para abajo en el comentado accidente de moto, aún no tenía colocada la prótesis y el importante menoscabo de su integridad física había sido psíquicamente una tragedia para ella que se consideraba casi una inválida. Sabía que físicamente podía desarrollar casi todas su tareas habituales pero emocionalmente se veía con un cuerpo incompleto y no acababa de aceptar la realidad de la amputación, pero aquella palabra, –“PIRATA”- , en unos instantes, iba a cambiar su forma de verlo todo.

Acababan de estrenar una película titulada “La Isla de las Cabezas Cortadas” protagonizada por Geena Davis y se imaginó así misma como una piratesa con su pata de palo, agarrando con fuerza el timón de su galeón, con la blusa generosamente desabrochada empapada de mar y de sal, la cabeza erguida, el cabello ondeando al viento mientras daba las órdenes de maniobra a su tripulación que obedecía entusiasmada a su preciosa capitana en medio del fragor de la batalla…. Y la propia imagen de triste inválida se desvaneció en su mente… y una bocanada de aire fresco inundó sus pulmones… y una sonrisa cómplice se dibujó en su rostro.

Unos minutos después la enfermera irrumpió en la sala pronunciando su nombre, la joven cogió sus dos bastones ortopédicos semiescondidos bajo su asiento y caminó despacio hacia la puerta del consultorio. Entonces el niño percibió su defecto.

  • Señora – dijo con cara de asombro -¿Qué le pasa a su pierna?.

El padre del chico se dijo “tierra trágame”, y se hundió avergonzado en su sillón.

La mujer se detuvo, miró su amputación, acarició al pequeño y le contestó con una sonrisa…

  • En la pierna no me pasa nada, ¡Yo también soy un pirata!-.

Fue en ese momento cuando salió la agente judicial y voceó… Sra. Leonor Smith, pase por favor .

Mi interlocutora, se despidió de mi, se levantó dirigiéndose a la puerta de la sala de audiencias y, no se si fue mi imaginación, pero la vi cojear ligeramente mientras se alejaba con parsimoniosa lentitud.

ENTRE SUEÑOS ANDA EL JUEGO

cover

¿Quieres música para esta entrada?, pincha AQUI y escoge la opción “abrir

——

Dice Ana Mª Matute que “El cuento es astuto. Se filtra en el vino, en las lenguas de las viejas, en las historias de los mitos y los santos. Se vuelve melodía torpe en la garganta de un caminante que bebe en las tabernas y toca la bandurria. Se esconde en las calumnias, en los cruces de los caminos, en los cementerios, en la oscuridad de los pajares. El cuento se va pero deja sus huellas. Y aún las arrastra por el camino, como van ladrando los perros tras los carros, carretera adelante. El cuento llega y se marcha por la noche, llevándose debajo de las alas la rara zozobra de los niños. A escondidas, pegándose al frío y a las cunetas, va huyendo. A veces pícaro, o inocente, o cruel. O alegre, o triste. Siempre robando una nostalgia con su viejo corazón de vagabundo”.

Y bien, me he atrevido a escribir un pequeñísimo cuento infantil, como los anteriores podéis descargarlo en formato PDF y listo para imprimir en papel DIN A5. Escribir un cuento para niños es mas difícil de lo que me parecía, espero vuestra benevolencia.

En este cuento de solo 13 páginas encontrareis a Pablo, un niño algo travieso que sueña despierto, un niño que no quiere hacer los deberes, encontrareis también al mismo Pablo adulto, a su amiga Mosca con la que Pablo solía distraerse, os topareis con un aprendiz de duende guardián de una extraña y mágica puerta y, sobre todo, os encontrareis a un delicioso sueño… un sueño que sueña…

Tomé de Internet algunas imágenes que manipulé con photoshop para ajustarlas al texto.

Un pequeño obsequio para niños inquietos y para algún adulto que se niegue a crecer, ¡No pasa nada!, al fin y al cabo algunos médicos pensamos que la etapa mas larga de la vida es precisamente la infancia.

Podéis descargarlo pinchando AQUÍ.

3149

LA PEQUEÑA ALMA Y EL SOL (otro ¿cuento? infantil)

Albacete 2014 (14)

Mañana, el leve peso del aire bastará para sostener tu felicidad.  

Rosa Sin-mas

Querido lector/a:

La vida nos lleva muchas veces por los mas extraños senderos y quien me iba a decir hace solo unos meses, que los últimos días de este caluroso mes octubre los iba a pasar al lado de algunos de mis seres mas queridos, en una ciudad para mi desconocida (Albacete), con los ojos bien abiertos y los oídos del alma muy atentos a todo lo que transmitían los conferenciantes del VII Congreso Internacional “Vida después de la Vida”. Dos jornadas completas de ponencias dan para mucho y como en todo gran congreso hubo su cal y su arena, cosas que me resonaban como auténticas y sentidas y otras que hacían chirriar con estruendo a mis sinapsis neuronales.

Como no puede ser de otra manera, el mundo espiritual está lleno de incógnitas y parece obvio que nunca llegaremos a tener ninguna certeza científica de su existencia o no existencia, pero estas reuniones –si sabemos usar bien nuestras dotes intuitivas- pueden servir para acercarnos o alejarnos de lo que creemos y/o esperamos.

Algo me ha llamado la atención en este evento, algo que viene a reafirmar una vieja y ancestral creencia; todos los conferenciantes parecían coincidir en un dato, y es que estamos encarnados para experimentar, para saber, para sentir, para avanzar. Y este avance parece imposible fuera de la encarnación.

Ya hace años el autor Neale Donald Walsch en su serie “Conversaciones con Dios” sugería esta idea que, a mi particularmente, me resuena como auténtica ya que daría una explicación razonable incluso a las peores cosas que puedan pasarnos en nuestras vidas.

Hoy te ofrezco un pequeño ¿cuento para niños? que ilustra esta atractiva idea espiritual escrita por el mismo autor. El Sr. Walsch dice que la escribió solo para niños, pero discrepo, creo que debe hacerse una lectura atenta. Si buscas un poquito de tu tiempo, haces un reposo en tu camino, te sientas con un café o una copa de buen vino, te relajas y recorres con la mente a las personas y a los lugares que hayas amado, soñado o llorado empezarás a encontrarte a ti mismo y estarás en condiciones de leer y entender el cortísimo cuento (solo 8 páginas DIN A5) que te ofrezco.

Puedes descargar el PDF pinchando AQUÍ, te sugiero encuadernarlo en canutillo ya que es la segunda entrega de un total de cuatro cuentos, (el primero publicado en septiembre pasado –El Hada de los Ojos Glaucos-). Ojalá disfrutes de su lectura.

cartel2014

EL HADA DE LOS OJOS GLAUCOS

Hoy le toca a los peques. El 20 de mayo de 2009 se publicó en nuestra Caja de Acordes una entrada con un mini cuento de Teresa Andruetto.

Por aquel entonces mantenía una especial y entrañable correspondencia con mi pequeña amiga Clara a la que me he referido en la entrada anterior (¿Quien es el mago?), uno de los envíos fue este pequeño cuento (se lee en 10 minutos) que ahora os ofrezco. He obtenido su permiso y el de su madre para publicarlo. Ya sabéis que una carta pertenece siempre al que la recibe, no al que la escribe. Los buenos cuentos siempre tienen moraleja y si leemos bien, también los adultos podemos sacar alguna que otra enseñanza de sus páginas. En las páginas de “El Hada de los Ojos Glaucos” os encontrareis un singular Árbol de la Vida, un montón de haditas revoltosas y un aula de “Filosofía de la vida” en donde la profesora (Sofia) enseña sus primeras lecciones a sus pequeñas alumnas.

El PDF que os podéis descargar pinchando en la portada o AQUÍ (y escogiendo la opción “guardar”) está preparado para ser impreso en formato DIN A5, son solo 12 páginas y si tenéis algún pequeño cerca me atrevo a sugerir que lo imprimáis y encuadernéis en canutillo, queda muy bien y prometo subir al menos dos cuentos mas para hacer una pequeña colección.

Buscad un ratito con vuestros hijos o nietos… y adelante con su lectura.

¿Alguna música para acompañar esta lectura?, ¡claro que si!, os aconsejo la que podeis oir pinchando AQUI.

Portada Hadas ojos Glaucos

Anteriores Entradas antiguas